Inicio » Actividad » Investigación

Investigación

Cambios recientes en los sistemas fluviales cantábricos: análisis, causalidad y evaluación prospectiva. RIVERCHANGES. MINECO-16-CGL2015-68824-R

Entidad contratante:
Ministerio de Economía y Competitividad, Plan Nacional Retos Sociedad

 2016-2019. Financiado con 91960 €.

En los cauces fluviales cantábricos, al igual que en otras regiones montañosas de España y Europa, se están registrando cambios geomorfológicos importantes en las últimas décadas, en forma de incisión vertical del lecho de muchos ríos, estrechamientos de cauces y colonización vegetal de barras activas. Algunos estudios relacionan este tipo de cambios con una disminución de los aportes de sedimentos al sistema fluvial, provocado por la reforestación y abandono de las prácticas agrarias durante la segunda mitad del siglo XX, si bien en el Cantábrico aún no existe un estudio que avale esta hipótesis. En esta dirección surge el proyecto Riverchanges, en el que se han seleccionado dos cuencas hidrográficas representativas de condiciones naturales (sin embalses ni canalizaciones): el río Esva en Asturias, con canal único, y el río Saja en Cantabria, con canal múltiple (wandering). La cartografía de los cambios en la morfología del río en varias fechas desde 1956 hasta la actualidad constatan una reducción en el canal activo del 13,6% en el Esva y del 41% en el Saja. La cartografía de cambios en los usos del suelo es coherente con esta tendencia, ya que el cambio principal en ambas cuencas ha estado netamente representado por un aumento de la cubierta tipo arbóreo y arbustivo, que señalaría una disminución de aportes de sedimento al sistema fluvial. Estos elevados porcentajes de cambio geomorfológico no guardan relación con los débiles cambios detectados en los valores de lluvia en las últimas décadas. Por el contrario, la relación cauce-usos del suelo adquiere relevancia al observar las sinergias de los cambios en las dos cuencas analizadas. Más del 85% del estrechamiento en el canal activo se produce precisamente en el periodo donde se concentra el 80% del aumento de la superficie forestal, y que en el Esva es entre los años 80 y la actualidad y en el Saja entre los años 50 y 80.

Además de estudiar las tendencias a largo plazo, también se han explorado las respuestas geomorfológicas de los cauces de estudio a corto plazo (escala de evento), con el fin de poder comprender mejor los mecanismos de transporte de sedimento que son directamente responsables de los cambios morfológicos observados en los cauces. Así, se han estimado umbrales de movimiento del sedimento mediante monitoreo de trazadores y se han cuantificado cambios volumétricos a partir de los modelos derivados de vuelos Drone antes y después de avenidas. También se ha desarrollado y puesto a punto un protocolo para determinar, a partir de fotogrametría SfM-MVS, la distribución granulométrica del sedimento en zonas expuestas y sumergidas del canal de una forma espacialmente distribuida. También se ha implantado un sistema de seguimiento mediante sismógrafo-geófono para identificar avenidas y movimiento de la carga fluvial. El proyecto, difundido entre varias administraciones competentes de la gestión del agua en España, ha resaltado la importancia que la carga sólida tiene en el correcto funcionamiento físico y ecológico de los cursos fluviales y se ha destacado que, a pesar de la complejidad de su estudio, existen procedimientos para poder caracterizar los flujos de sedimento fluvial.