Inicio » Estructura organizativa » Economía Ambiental

Economía Ambiental

En los últimos años el INDUROT ha diversificado una parte de sus recursos hacia una nueva línea de trabajo, eminentemente multidisciplinar, donde el análisis económico de los recursos naturales y el medio ambiente ocupa un papel destacado.

La introducción de los criterios económicos en la ordenación del territorio y la gestión de nuestros recursos naturales es, actualmente, una potente herramienta para la toma de decisiones y para la consecución de un desarrollo más sostenible. Los diversos servicios y funciones de los ecosistemas y el medio ambiente no están adecuadamente recogidos ni cuantificados por los mercados de nuestras economías, lo que compromete seriamente su gestión, óptimo aprovechamiento y sostenibilidad futura.

En este marco, el papel principal del análisis económico es el de proporcionar criterios y modelos de desarrollo compatibles con el medio y sus características, de manera que se adopten patrones de crecimiento sostenibles y se mejoren los niveles de bienestar social. Los ámbitos posibles de actuación dentro del campo del medio ambiente son numerosos (recursos renovables, no renovables, políticas medioambientales, gestión de recursos naturales y de espacios, valoración de bienes ambientales, etc.) y las herramientas que utiliza esta rama de la economía se caracterizan con frecuencia por su complejidad (ausencia de precios de mercado, análisis y modelización de preferencias sociales y funciones de demanda, necesidad de multidisciplinariedad y de análisis multicriterio, etc.).

Vinculadas a las propias características de nuestro territorio, a las necesidades de los organismos públicos que gestionan los recursos naturales en la región y a las propias inquietudes científicas del Instituto, las líneas de trabajo desarrolladas hasta la fecha en el área de economía ambiental han sido diversas, habiéndose llevado a cabo investigaciones y estudios en ámbitos tan diversos como el desarrollo sostenible y su seguimiento, la gestión y planificación de los recursos hídricos, la mejora de la gestión cinegética, el seguimiento de espacios naturales protegidos, la valoración de impactos debidos a riesgos naturales o la restauración y recuperación de ecosistemas y paisajes.