Inicio » Actividad » Proyectos destacados » Water Framework Directive » Parámetros Fisicoquímicos

Parámetros Fisicoquímicos

La Directiva entiende que el buen estado biológico únicamente se puede alcanzar como respuesta al buen estado del marco abiótico donde se desarrolla. Por lo tanto los indicadores fisicoquímicos del medio son considerados condicionantes e interpretativos de los indicadores biológicos.

Para el estudio de los parámetros fisicoquímicos se realiza un muestreo de Agua con ayuda de un sensor multiparamétrico que determinará in situ características fisicoquímicas del agua y con una botella Niskin para toma de muestras de agua a distintas profundidades, usualmente a 1 metro de superficie y a 1 metro del fondo. El procedimiento seguido será el mismo en aguas transicionales y costeras.

Recogida de agua a distintas profundidades con ayuda de una botella Niskin

Recogida de agua a distintas profundidades con ayuda de una botella Niskin, y medición de las variables fisicoquímicas del medio

El agua contenida en las botellas Niskin es utilizada para determinar una gran cantidad de variables. Cuanto mayor es la manipulación mayor es el riesgo de contaminación de las muestras por lo que es importante seguir un orden. Es aconsejable recoger en primer lugar las más sensibles, por lo tanto las primeras muestras serán para las determinaciones fisicoquímicas en este caso turbidez, a continuación muestras para la determinación de nutrientes, las destinadas al análisis del fitoplancton y por último aquellas destinadas a la determinación de sólidos en suspensión.

Condiciones fisicoquímicas

Las mediciones en aguas transicionales se realizarán con sensor portátil que determinará: temperatura, salinidad, conductividad, oxígeno disuelto y pH. En el caso de aguas costeras estas medidas se tomarán en continuo para toda la columna de agua con el CTD del buque oceanográfico.

Nutrientes

Los dos tubos de poliestireno de 11 ml en los que se recogerán las muestras para el análisis de nutrientes se aclaran un par de veces con agua de la botella y se llenan dejando aproximadamente dos dedos de aire. De esta forma se evita que el tubo se abra durante la congelación y se contamine. Este volumen es suficiente para la determinación de los cinco nutrientes principales: nitrato, nitrito, fosfato, silicato y amonio. Una vez recogida la muestra, los tubos se congelan en posición vertical, de forma que el líquido no toque el tapón. Pueden ser transportados congelados al laboratorio o en nevera portátil. Para la determinación de la concentración de nutrientes se utiliza un analizador de flujo segmentado.